Video Tape Machines

Si se dispone de un buen CMS se pueden publicar textos y fotos sin mayores inconvenientes. Sin embargo a la hora de publicar videos surgen muchas dudas tanto por parte de las agencias como del cliente final. Por eso vamos a ver diferentes opciones que podemos ofrecer a nuestros clientes para que ellos mismos publiquen videos en su website.

La situación: nuestro cliente nos informa que tiene cierto contenido audiovisual que quiere publicar en su sitio. Generalmente dispone de archivos en formatos varios (.avi, .mpg y .flv son los más comunes) y pesan cientos de megabytes. Nosotros como desarrolladores tenemos que ofrecerles una solución que sea sencilla de usar, que no le exija conocimientos técnicos especiales y que no implique grandes costos de programación y mantenimiento.

Uso de proveedores externos (Youtube, Vimeo, etc.)

Sin duda es la opción más sencilla y económica. Estos servicios permiten subir videos casi en cualquier formato. Proveen un código HTML que fácilmente puede ser copiado y pegado dentro del gestor de contenidos que nuestro cliente administre, de modo que la publicación es limpia y directa. Los costos de ancho de banda son absorbidos por la empresa que nos provee el servicio (Youtube por ejemplo). Los videos obtienen mayor exposición ya que también podrán ser reproducidos por usuarios que ingresen por otros medios diferentes a nuestra web.
Aquí encontrarás un listado de los mejores sitios para subir videos en internet.

Subir el video a nuestro servidor

En algunos casos los clientes no quieren publicar videos de Youtube o servicios externos. Puede ser debido a:

  • Cuestiones de marca: casi todos los sitios para subir videos imprimen su logotipo sobre la imagen. Además no tenemos control demasiado sobre el diseño gráfico del reproductor.
  • Calidad de la imagen: Youtube baja mucho la calidad de imagen de los videos, aún en los casos en que se reproduce como HQ (high quality). Otros servicios son un poco mejores, pero igualmente no tenemos control sobre la calidad en que se almacenan y reproducen los videos.
  • Confianza en proveedores externos: muchas empresas son reacias a utilizar servicios que escapan de su propio control.

Si esto sucede, se puede ofrecer la posibilidad de que se suba el archivo del vídeo a través del gestor de contenidos (programando el mismo para tal fin, naturalmente). Sin embargo, hay que tener en cuenta que una aplicación web que sea capaz de gestionar la subida de grandes archivos tiene un costo de desarrollo muy elevado y la única forma de evitar este costo es gestionar el upload de archivos mediante FTP, lo cual puede no ser sencillo de usar para usuarios poco avanzados.

Sin importar cómo se haya subido el video, para mostrarlo en el sitio web tenemos estas alternativas:

Reproductor flash

Se muestra un reproductor flash, similar al de Youtube pero con formato propio, lo cual nos brinda más libertad de diseño y mejor imagen de marca. Para que eso sea posible el video tiene que estar en formato flv, así que lo más probable es que tengamos que convertirlo:

  • Conversión previa: el administrador del sitio convierte el video a .flv antes de subirlo al servidor. Es complicado de hacer para usuarios no avanzados y requiere la instalación de aplicaciones de escritorio o el uso de servicios online provistos por terceros.
  • Conversión on line: se puede instalar en el servidor una herramienta específica que realice la conversión automáticamente cada vez que se sube un video. Sólo se justifica para casos en que se necesite realizar una publicación masiva de videos ya que tiene altos costos de desarrollo y requiere la ejecución de un programa especial dentro del servidor, lo cual habitualmente no es permitido.

Enlace directo al video

Si el video no es flv y no queremos convertirlo, podemos simplemente enlazar al video desde nuestra web. Si el visitante del sitio tiene instalado algún programa que permite la reproducción directa del archivo, se abrirá dicho programa, de lo contrario, el navegador sugerirá la opción de bajarlo para que posteriormente se reproduzca. En este caso la experiencia del usuario será muy pobre.

Embeber código para Windows Media Player

Esta opción no funciona correctamente en todos los navegadores y además no es estándar y por eso no la consideramos. Sin embargo se menciona para que aquellos que estén interesados puedan buscar más información sobre el tema.

Conclusión

Para la enorme mayoría de los casos la mejor alternativa es el uso de servicios externos como Youtube, es fácil de administrar y barato de implementar. Las demás opciones sólo se recomiendan para clientes muy grandes, con muchos recursos y una imagen de marca demasiado cuidada.